Pollo Asado con Patatas

  • Receta de Pollo Asado

  • Pollo Asado con Cerveza

  • Pollo Asado con Patatas

  • Pollo Asado con Verduras

  • Pollo Asado con Nueces



  • "Pollo Asado con Patatas"

    Receta de Pollo Asado con Patatas


    Esta receta pollo asado con patatas es sin duda una de las formas más tradicionales de hacer el pollo asado, ya que se cocina al mismo tiempo con su guarnición. Si nunca la has preparado, te mostramos como hacerlo de forma sencilla paso a paso.

    Ingredientes:

    - Un pollo entero
    - Dos o tres patatas grandes
    - 4-5 dientes de ajo
    - Orégano
    - Tomillo
    - Pimienta negra molida
    - Sal
    - Una pastilla de caldo de pollo
    - Un vaso de aceite de oliva virgen




    Preparación:

    Esta receta es ideal para preparar cuando tenemos invitados, ya que con uno buen pollo o un par de ellos podemos servir a un buen número de comensales, ya que se cocina al mismo tiempo el pollo asado y su guarnición de patatas. Como siempre os comentamos la mejor forma de asar el pollo es empleando unas brasas, en una parrilla o una barbacoa, pero si no tenemos esa posibilidad, podemos asarlos en el horno de casa, donde quedan bien hechos si se hace bien.

    Si nuestro horno dispone de una varilla central donde el pollo se asa girando, con en los asadores profesionales, aunque en ese caso sólo podemos hacer un pollo a la vez, por lo que si queremos hornear dos al mismo tiempo tendremos que emplear la rejilla o la bandeja del mismo. En este segundo caso deberemos ir dando la vuelta al pollo cada cierto tiempo para que se ase de forma homogénea y quede bien hecho por todos lados, lo que conseguiremos girando el pollo varias veces durante su asado.





    Antes de comenzar el asado del pollo hemos de dejarlo bien limpio, tanto por fuera como por dentro, para quitarle los restos que aun pudiera tener tras la preparación en la carnicería. Una vez lo dejemos limpio lo lavamos con agua bajo el grifo y se deja escurrir. Mientras tanto lavamos las patatas, las pelamos y las cortamos después en rodajas que tengan un grosor que no supere el centímetro y medio aproximadamente, para que queden bien hechas y no nos queden duras ni se deshagan cuando las saquemos del horno.

    Ponemos nuestro horno a precalentar a 180ºC y en una bandeja metálica del horno, o bien en una fuente que sea apta para hornear, vamos a echar un poco de aceite de oliva y engrasamos la base, para colocar encima las rodajas de patatas, intentando no amontonarlas. Al acabar echamos sal gorda por encima y otro chorreón de aceite de oliva bien repartido. En el vaso de la batidora echamos un vaso de aceite de oliva virgen, los ajos pelados, una pastilla de caldo de pollo concentrada y un poco de sal y pimienta negra molida, además de orégano y tomillo al gusto.

    Batimos con la batidora hasta que dejemos todos los ingredientes bien batidos y formando una mezcla cremosa y homogénea, con la que vamos a embadurnar bien todo el pollo, no solo por fuera, sino también por la parte interior. Cuando tengamos todo el pollo bien cubierto con este aliño, del cual vamos a reservar un poco para después, lo ponemos sobre la base de patatas que habíamos preparado anteriormente, bien centrado, a menos que lo podamos pinchar en la varilla de giro, y lo metemos en el horno cuando haya alcanzado la temperatura indicada.

    EL pollo necesitará sobre hora y cuarto más o menos para quedar bien hecho, por lo que habremos de darle la vuelta cada 20 minutos aproximadamente si no lo hemos colocado en la varilla central, para conseguir un asado homogéneo. Tanto si lo asamos de una forma u otra, podemos untarle el resto del aliño que reservamos cada vez que lo volteemos o tras esos 20 minutos indicados, para que siga tomando los sabores de la mezcla de ingredientes, y al mismo tiempo ese sabor pase a las patatas a medida que el pollo suelte sus jugos.



    Cuando veamos que el pollo está bien dorado por fuera, y por dentro debe estar listo para comer, así que estaría listo para sacar del horno. Si necesita un poco más de asado, podemos darle un toque de grill para acabar, así conseguiremos un toque de asado perfecto. Comprobamos que las patatas estén tiernas, por si necesitaran algo más de tiempo de horneado. Para acabar sacamos del horno el pollo y la guarnición y servimos siempre bien caliente este estupendo pollo asado con patatas, que verás cómo te encantará repetir en más ocasiones.