Pollo Asado con Cerveza

  • Receta de Pollo Asado

  • Pollo Asado con Cerveza

  • Pollo Asado con Patatas

  • Pollo Asado con Verduras

  • Pollo Asado con Nueces



  • "Pollo Asado con Cerveza"

    Receta de Pollo Asado con Cerveza


    Te detallamos paso a paso como preparar en casa esta rica receta de pollo asado con cerveza, una receta muy sabrosa que resulta perfecta para preparar un completo almuerzo en cualquier época del año.

    Ingredientes:

    - Un pollo entero
    - 500 ml de cerveza
    - Tres patatas grandes
    - Romero
    - Tomillo
    - Orégano
    - Una pastilla de caldo de pollo concentrado
    - Pimienta negra molida
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen




    Preparación:

    Una forma interesante de cocinar un pollo asado es la que te proponemos detalladamente a continuación, ya que el pollo asado con cerveza es una receta bastante similar a la más tradicional, pero con un toque de sabor especial que le aporta la cerveza. Si puedes prepararlo empleando unas brasas el resultado será el mejor, pero también puedes emplear un horno de los casa como sustituto, sobre todo si el tuyo tiene la varilla central donde colocar el pollo y que se ase girando.

    Para preparar esta receta lo más indicado es hacerla con uno o varios pollos enteros, pero también se puede preparar asando un pollo troceado o usar pechugas, muslos, contramuslos o las partes que más nos guste. Lo mejor es pedir a nuestro carnicero que nos deje el pollo bien limpio y troceado en caso de querer hornearlo así, aunque no está de más lavarlo bajo el grifo antes de cocinarlo, quitándole los restos que pudiera tener de plumones o de restos de grasa o huesos.





    Con el pollo ya limpio lo vamos a secar o lo dejamos que escurra del todo, ya que lo vamos a salpimentar bien por todos lados, tanto por dentro como por fuera, y lo metemos en un recipiente y lo dejamos metido en la cerveza mientras preparamos el resto de la receta. Para hacer un plato más completo vamos a hornear el pollo junto con unas patatas, para tener una guarnición con la que acompañar la carne asada, así que las pelamos y las cortamos en rodajas no muy gruesas, para que se queden tiernas, que tengan un centímetro aproximadamente de grosor.

    Encendemos el horno para precalentarlo a 190ºC, y mientras alcanza esa temperatura vamos a coger una bandeja que sea válida para hornear, le echamos un chorreón de aceite de oliva y lo extendemos bien, y después colocamos una base de patatas bien puestas, sin amontonarlas. Al acabar les echamos un poco de sal y un chorrito de aceite por encima. Por encima echamos la pastilla de caldo de pollo disuelta en unos 150 ml de agua, o bien esa cantidad de caldo de pollo, ya sea casero o comprado, lo que prefieras emplear.

    Sobre las patatas colocamos el pollo escurrido, y al que echaremos por encima un poco de orégano, tomillo y romero, al gusto de cada uno, y metemos en el horno cuando esté a la temperatura deseada. Mantendremos a esa temperatura unos 70 o 75 minutos, tiempo aproximado que podrá variar según el tamaño del pollo y de nuestro horno, dándole la vuelta cada 20 minutos más o menos para que se ase bien por todos lados, en caso de no emplear la varilla central para dejar el pollo girando todo el tiempo.

    Cuando le demos la vuelta al pollo, o bien cada cierto tiempo si lo tenemos pinchado en la varilla, le iremos agregando un poco de la cerveza donde maceramos inicialmente el pollo, para que tome su sabor y la misma caiga sobre las patatas. Nos debe quedar el pollo bien asado de forma homogénea, de forma que el interior quede bien hecho y por dentro esté doradito y con la piel crujiente, con cuidado de no quemarlo y estropear el resultado final antes de servirlo.


    Una vez el pollo esté en su punto las patatas debe estar ya bien horneadas y tiernas, pero si no fuera así podemos dejarlas un poco más de tiempo tras sacar el pollo. Si hiciera falta acabar de dorar el pollo, podemos usar el grill del horno para conseguirlo, pero hay que hacerlo de forma cuidadosa porque en poco tiempo se dorará totalmente la piel del mismo y si nos pasamos seguramente se quemará. Ya sólo queda servir nuestro pollo asado con cerveza bien caliente y acompañado con las patatas, y disfrutar de todo su sabor.